martes, 18 de enero de 2011

¿La primera petrolera venezolana?


Manuel Antonio Pulido, José Antonio Baldó, Ramón María Maldonado, Carlos González Bona, José Gregorio Villafañe y Pedro Rafael Rincones, fundadores de la primera empresa petrolera venezolana en 1878, La Petrólia del Táchira. (Colección Archivo El Nacional)
La primera experiencia petrolera íntegramente venezolana la realizaron hombres del estado Táchira: Manuel Antonio Pulido, José Antonio Baldó, Ramón María Maldonado, Carlos González Bona, José Gregorio Villafañe y Pedro Rafael Rincones, quienes crearon privadamente y con un capital de 100.000 bolívares, el 12 de octubre de 1878, la empresa La Petrolia del Táchira, casi cuarenta años después de las apreciaciones del doctor Vargas sobre los recursos petrolíferos del país.
El 3 de septiembre de 1878 el gran estado de los Andes (Táchira) otorgó a la señora Dolores de Pulido, los derechos exclusivos para la explotación por 50 años, de 100 hectáreas en Cerro Negro y La Alquitrana, cerca de Rubio. El interés por esta iniciativa nació como consecuencia del terremoto del 18 de mayo de 1875 que sacudió la región tachirense y provocó la aparición de menes en La Alquitrana.
Para conocer y familiarizarse con las operaciones petroleras estadounidenses, Pedro Rafael Rincones visitó los estados de Nueva York, Pensilvania y Ohio. Además de los conocimientos adquiridos, Rincones trajo a Venezuela equipos, materiales y herramienta para perforación y producción de pozos y refinación de crudos. Adiestró al personal venezolano requerido por La Petrolia, y por todo lo que hizo por iniciar el desarrollo de la industria de los hidrocarburos en Venezuela bien merecido tiene el calificativo de pionero en la transferencia de tecnologías petroleras.
La Petrolia permaneció en el registro de comercio durante los años 1878-1934. Su actuación fue muy modesta. A su primer pozo, el Eureka-1, le siguieron otros que dieron pequeños volúmenes de producción que escasamente alimentaban una pequeña refinería que procesaba 15 barriles de petróleo por día, cuyo principal producto de exportación hacia pueblos de Colombia era el kerosén. Esta experiencia tiene mucho mérito empresarial porque preparó a los primeros trabajadores petroleros del país. Rincones, además de realizar las actividades gerenciales y operacionales a su cargo, fue un gran relacionista y comunicador. Para mantener al personal, allegados y visitantes informados sobre las ges­tiones de la empresa, él mismo hacía la publicación institucional The Petro­lia Star, primera en su género en Venezuela.
Infortunadamente, este intento de venezolanos emprendedores con fe – o con esperanza – en su país, se arrastró lánguidamente y hubo de cerrar el 8 de abril de 1934, después de más de 50 años de labor.

Petrólia: Sueño de Futuro

El Dorado Venezolano
Plano de la ubicación de La Petrólia en el Distrito Junín, Estado Táchira
Desde los tiempos de la conquista y -colonización de los nuevos territorios en América, los españoles soñaban toparse con el mítico Dorado. Se trataba de aquella fabulosa ciudadela dorada por las mentes astutas de los aborígenes, con el fin de alimentar la ilusión y avaricia de los hombres venidos del viejo continente. Se decía que en el Dorado existía todo tipo de riquezas, especialmente el oro.
El caso es, que con el devenir de los siglos, esta fábula, que buscaba alejar a los invasores de los territorios indígenas, se tomó en realidad: en un sitio dentro del vasto imperio español en América, en un territorio que recibiría el nombre de Venezuela, descansaba una fabulosa riqueza cuyo nombre era Petróleo: ¡oro negro!
Desde los inicios de la conquista hay anécdotas que cuentan la presencia de este tesoro en el norte de Sur América. Los españoles al poblar Cubagua, conocieron este oro negro. Siendo el capitán y cronista español Gonzalo Fernández de Oviedo Valdés, en 1535, quien hiciera por primera vez referencia en sus cartas sobre la existencia petrolífera en la isla. Más tarde, en 1540, el mismo Oviedo y Valdés anuncio “rezumaderos en el área del Golfo de Venezuela” (Historia Natural y General de las indias, islas y Tierra Firme de las Regiones Mar Oceano”).
Posteriormente, del lado occidental, los alcaldes Gaspar de Parraga y Rodrigo de Arguelles, en Junio de 1579, también anunciaron un manadero de petróleo en las inmediaciones de Maracaibo.
Y es que en un comienzo esa materia viscosa, más bien denominada asfalto, sirvió para calefatear, tanto a las embarcaciones de los colonizadores como de los piratas que vinieron por estos lares. Aquello estaba a flor de tierra.
Siglos después, con el avance de la tecnología, apareció representado en mapas estratigráficos, en bolsones ondulados; registrados en sismógrafos; la riqueza petrolera se encontraba en las montañas, sabanas y costas del país. Era definitivamente el verdadero “Dorado”
Se inicia la historia que cambiaría el rumbo del país
Esa riqueza, que ha dominado la escena económica del país desde la década de los años 20, que desplazó al cacao y al café como principales fuentes de ingresos del país, tiene una larga e interesante historia y precisamente a la hora de hablar de esa historia no se puede dejar de lado a Petrólia, la que puede considerarse como la primera explotación y empresa petrolera del país.
Fue en La Alquitrana, en el Municipio Rubio del Estado Táchira, donde tuvo su asiento la Petrólia, convertida hoy en un museo-parque.
Su historia se remonta al año 1870 y a los frecuentes recorridos que el Dr. González Bona hacia en la zona. Bona era también barinés y, al igual que Pulido, se había dirigido a los andes huyendo de la guerra fratricida que invadía los llanos de Barinas (Zamora y la Guerra Federal). Recordemos que la amistad de los Gonzáles y los Pulido era vieja, y sus padres (según el historiador José Tapia) fueron sepultados en los terrenos de La Pulideña.
Cuenta la historia, que en una de sus numerosas visitas, que como médico hacia por la región, pudo observar en la quebrada La Alquitrana (que atravesaba la finca de su amigo y coterráneo Don Manuel Antonio Pulido Pulido) fluían residuos oleaginosos. Como hombre de ciencia, el doctor Carlos González Bona, quien además era una suerte de ingeniero, examinó con curiosidad el extraño residuo, cayendo en cuenta que aquello era petróleo.
Sabiendo la importancia de este descubrimiento se dirigió a su amigo Don Manuel y le propuso la idea de crear una sociedad con la finalidad de iniciar la explotación de ese mineral que se encontraba depositado en el subsuelo tachirense para posteriormente proceder a su refinación.
“¡Don Manuel, don manuel la tierra escupe negro, la tierra escupe negro!”
Los peones asustados peones de la hacienda La Alquitranan, vieron con asombro la sustancia negra que emergía de las entrañas de la tierra y fueron a avisarle a Don ManuelEl 18 de mayo de 1875 un violento sismo sacudi ó la colombiana población de Cúcuta, así como a las localidades tachirenses de San Antonio, San Cristóbal, Rubio, Michelena, entre otras. Según las crónicas de la época, el referido movimiento sísmico permitió que aumentara el flujo y aflorara, el petróleo “por borbotones”
Ante esta inequ ívoca prueba, y la mirada atónita de los peones de la finca, que alarmados ante el inusitado y convulsivo fenómeno, vejan manar de las entrañas del suelo una sustancia obscura y viscosa que a su paso barnizaba los tallos de cambures y cafetos, fue que Don ManuelAntonio Pulido Pulido se decidió a considerar en serio la propuesta que le hiciera el Dr. González Bonn cinco años atrás.
Es así como un grupo de amigos – Manuel Antonio Pulido Pulido, José Antonio Baldó, Ramón María Maldonado, Carlos González Roma, José Gregorio Villafañe y Pedro Rafael Rincones- algunos de ellos con raíces barinesas, unos comerciantes y otros agricultores, pero todos con una gran visión de futuro, dan inicio a lo que vendría a ser la más importante industria del país.
Se crea la “Compañía Nacional Minera Petrólia del Táchira” y se obtiene la concesión para explotar los yacimientos petroleros
Don Manuel Antonio Pulido Pulido, dueño de la finca, y que a la sazón contaba con 51 años, denuncia ante el Gran Estados de Los Andes el descubrimiento que se hizo en el fundo de su propiedad. El 3 de septiembre de 1878 Don Manuel recibió del Encargado del Poder Ejecutivo del Estado Táchira -de acuerdo con solicitud hecha conforme a la Ley de Minas de 1854 – los derechos exclusivos para “explorar y explotar un globo de terreno mineralógico de cien hectáreas el cual contiene hulla y del que han sacado alquitrán o brea” en su hacienda la Alquitrana.
Don Manuel Pulido promovió la constitución de una compañía que tomaría a su cargo la explotación del mineral. El 12 de octubre de 1878, se firma el contrato de la sociedad, que originalmente llevó por nombre “Compañía Hullera del Táchira” y que posteriormente fue cambiado a “Compañía Nacional Minera Petrólia del Táchira”.
El acta constitutiva en su encabezamiento rezaba lo siguiente: “Nosotros, Manuel Antonio Pulido Pulido, José Antonio Baldo, Ramón María Maldonado. Carlos González Bona. José Gregorio Villafañe y Pedro Rafael Rincones, vecinos del Estado Táchira, mayores de edad, agricultores los tres primeros y comerciantes los tres últimos y todos capaces de los actos de la vida civil, declaramos que hemos convenido constituir una sociedad bajo el nombre de “Compañía Hullera del Táchira” para la explotación de la misma hulla y alquitrán mineral que existe en los sitios de “Cerro Negro” y “La Alquitrana” en jurisdicción del Distrito Rubio de este mismo Estado…”
La empresa aunque ya tenía cuatro años de actividades, no había firmado aún su contrato en la Oficina Subalterna de Registro del Distrito San Cristóbal del Estado Táchira, el cual suscriben el 31 de Julio de 1882, bajo el N° 170, Protocolo Primero.
Cabe aclarar que aunque en el acta constitutiva no aparece por ningún lado el nombre de La Petrólia, el historiador tachirense Rafael María Rosales, en su libro “El Mensaje de La Petrólia” señala que “es fácil entender que esta acta es privada y corresponde a la formación de la misma Compañía Minera Nacional Petrólia del Táchira, como oficial y legalmente hubo de llamarse, al comprobar, seguramente, que era petróleo y no carbón la explotación esencial de dicha compañía”
Fue en la casa del doctor Carlos González Bonn, en San Cristóbal, el 1ro. de agosto de 1882, donde se procedió a instalar dicha compañía, la cual quedó legalmente constituida contando con un
capital social de 100 mil bolívares (suma considerable para la época), distribuido en 1000 acciones de 100 bolívares cada una repartidas de la siguiente manera: Manuel Antonio Pulido Pulido, 192; José Antonio Baldo, 255; Carlos González Dona, 231; José Gregorió Villafañe, 109,50; Ramón María Maldonado, 85,50; Pedro Rafael Rincones, 87; y el Gobierno Nacional, 40.
Padres de la Industria Petrolera
La Petrolia marca sin duda uno de las facetas más originales y relevantes de nuestra historia. Ella es símbolo de muchas cosas: De la visión y del empuje de seis venezolanos, de seis pioneros quienes con medios precarios y encabezados por Don Manuel A. Pulido Pulido emprendieron una de las obras más admirables de nuestra historia empresarial. Su tesón, acompañado de esa idea por promover el desarrollo y la modernidad en la región y el país, se vio reconocida en el tiempo, al convertirse Petrólia en el sitio emblemático donde se inicio nuestra historia petrolera, y donde se dieron los primeros pasos de la industria. El Geólogo Orlando Méndez enumera 14 de sus logros:
  1. Petrolia fue una de las primeras concesiones petroleras otorgada en el territorio nacional.
  2. La primera empresa petrolera en el país.
  3. Donde todos sus socios y trabajadores eran Venezolanos.
  4. Donde Don Manuel Antonio Pulido Pulido se convirtió en el primer empresario petrolero venezolano.
  5. Donde Pedro Rafael Rincones fue reconocido como el primer técnico y el primer becado venezolano para estudiar las técnicas petroleras de exploración, explotación, perforación, refinación, producción, almacenamiento.
  6. Los primeros en hacer trabajos de explotación petrolera.
  7. “Eureka” fue el primer pozo productor de petróleo en Venezuela.
  8. Petrólia fue la primera en usar sistemas de producción por bombeo mecánico.
  9. Petrólia fue la primera refinadora de petróleo.
  10. La Petrólia fue la primera en hacer mercadeo nacional.
  11. La Petrólia fue la primera en exportar productos petroleros.
  12. La primera compañía petrolera donde se aplica una acción de sustitución de importaciones (la pérdida de la barra de perforación importada, hizo que en la Petrólia fabricara su propia barra para reiniciar los trabajos de perforación).
  13. Primera empresa petrolera en contratar un técnico petrolero foráneo C.J. Brown.
  14. “The Petrolia Star” fue la primera publicación institucional en el ramo.
Pioneros en todo
Uno de los socios de Don Manuel Pulido Pulido, Don Pedro Rafael Rincones viaja en 1879, en calidad de socio industrial, a la ciudad de Titusville, Pennsylvania (considerada la ciudad donde se inició la industria petrolera mundial) para adquirir la maquinaria requerida en la Petrolia, así como estudiar las diferentes fases de la industria. Es tanto su interés y ávida su curiosidad, que hasta los obreros de la Industria en Titusville eran abrumados por las preguntas de Rincones. Cuenta el historiador-petrolero James Clark que “Los obreros de taladro en Pensilvania estaban demasiado ocupados como para ponerle atención al atildado y cortés venezolano” (Cartas Barinensas. pp. 204 – 207).
Rincones observa y curiosea los equipos, pregunta, examina, contempla y aprende. Después de realizar sus estudios, y adquirir equipos, regresa al país en 1880, convirtiéndose en el primer técnico petrolero venezolano. Con él llega la maquinaria a Maracaibo, la cual es desarmada pieza por pieza y a lomo de mula, en carretas de bueyes, inicia su trasladado entre el puerto de Encontrados y La Alquitrana.
Entre los equipos traídos por Rincones está el primer taladro de perforación a percusión en Venezuela (adquirido a la empresa Seneca Oil Company en EE.UU.). Este recorrido, con todas las piezas traídas del exterior, implicó largos meses de duro e incesante trabajo, en el que nuevas palabras comenzaron a incorporarse al léxico de los otrora campesinos y ahora incansables y noveles trabajadores petroleros: “mechas”, “taladros”, “cabrias”, “cabezales”, palabras nuevas que utilizarían allá en Rubio para impresionar a sus paisanos.
Es también a Rincones a quien se le acredita el mérito de editar el primer periódico institucional de Venezuela y órgano de una empresa petrolera “The Petrolia Star”. Periódico de cuatro páginas tamaño 16 x 21 cms. el cual firmaba con el seudónimo de Mr. Comer.
Se inicia la explotación de los primeros pozos
La Petrolia estaba a tan solo 20 años del inicio de la industria petrolera a nivel mundial, sin embargo y a pesar de los limitados recursos conque contaba, trato de adquirir y adaptar las últimas técnicas dentro la industria a sus diferentes procesos. Para ello envió a Estados Unidos a uno de sus socios, con el fin de que aprendiera y adquiriera el“know how” y los equipos de exploración, explotación y refinamiento, necesarios para poder convertir a Petrolia en una empresa actualizada, capaz de alcanzar grandes y ambiciosas metas.
Haciendo referencia al entorno geológico de la zona, encontramos que La Alquitrana está enclavada en una “región que presenta como estructura más importante, un gran pliegue conocido como anticlinal de La Alquitrana, cuya extensión aproximada es de 5 kilómetros. Este pliegue está asociado a dos sistemas de fallas. Por ejemplo, la falla principal corta el anticlinal al noreste del pozo La Alquitrana. Se estima que a través del plano de la mencionada falla se produce migración de petróleo hasta la superficie, formando parte de las menes presentes en el área. El resto de ellas se ha formado por el afloramiento del terreno de rocas permeables y porosas de la formación Mirador.”
A 20 años de haberse marcado el inicio de la industria petrolera universal (1859), en Titusville, Pennsylvania, EE.UU., con la perforación del pozo petrolero “ Drake”, y de ser el segundo pozo más antiguo de Sur América (el primero fue en Talara, Perú) fueron puestos en producción los primeros pozos de la Petrolia. El primer pozo, el ”pozo descubridor” del campo La Alquitrana recibió el nombre de “Eureka” (que en griego quiere decir “lo encontré”) con una profundidad de 60 metros, y fue completado en marzo de 1883, con una producción de 230 litros diarios de crudo. El segundo recibió el nombre de “Salvador” y fue completado un año más tarde, pero abandonado (por haberse inundado por aguas subterráneas) a una profundidad de 53 metros. Para 1884 la producción de la Petrolia había alcanzado 6 barriles diarios. Por cierto, cuentan las crónicas de la época que apenas iniciada la explotación petrolera en
La Alquitrana, muchas personas, desde las localidades circunvecinas de Rubio, San Cristóbal, San Antonio, etc., vinieron a curiosear con el fin de conocer que era y como se extraía el oro negro”… entre ellas (según comenta el Geólogo Orlando Méndez) nada menos que Juan Vicente Gómez.
Cabe aquí mencionar las siguientes fechas:
11 de noviembre de 1880: El distrito Rubio convino en acordar privilegio de explotación a Petrolia y eximir a la compañía del pago de todo impuesto municipales por 25 años.
4 de febrero de 1881: El general Baldó recibió derechos exclusivos por 15 años para explorar y explotar minas en lo que es hoy el estado Táchira, los cuales transfirió luego a Petrolia.
11 de Mayo de 1881: Se sancionó el Decreto Orgánico de Minas, estipulándose que la explotación de terrenos mineros se hará por medio de contratos del Ejecutivo Federal con compañías nacionales o extranjeras.
Se marcan los primeros pasos (rudimentarios pero llenos de ingenio) en la producción, refinación y comercialización de nuestro petróleo
Como es de suponer, y considerando la fecha 1882, aquella incipiente industria petrolera tuvo que ingeniárselas a la hora de llevar adelante, tanto el proceso de producción como el de refinación, ya que no contaba con nada de automatismos y mucho menos oleoductos.
Fueron de 15 a 20 los pozos perforados en la Petrolia. Esta explotación del petróleo se efectuaba inicialmente en forma muy rudimentaria, utilizando en un principio baldes para extraer el crudo de calicatas excavadas “a pico y pala” por los peones cafetaleros. Luego para llegar hasta las formaciones productoras, Petrolia utiliza el sistema de perforación de percusión: dejar subir y caer una pesada barrena que horaba lentamente el hoyo hasta alcanzar la formación del cretáceo superior denominada “Mito Juan”. Efectuada esta fase, el petróleo asciende por flujo natural desde el subsuelo, y mediante unas rudimentarias bombas de mano se extrae el petróleo y se transportaba en cubos de 5 galones hasta un tanque ubicado en la parte más alta de la finca, sitio desde el cual desciende por gravedad (a través de unos 100 metros de canales construidos de bambú) al lugar donde va a ser procesado.
Para el refinamiento, del petróleo, Petrolia cuenta con una pequeña planta con capacidad de tratamiento para unos 15 barriles (aproximadamente 2 metros cúbicos) y la cual consta de un alambique y tanques para almacenamiento.
El proceso de destilación dura alrededor de 16 horas. Durante el mismo, un hombre se encarga del funcionamiento del horno, que opera con carbón. Por la información recogida, la primera unidad de destilación era capaz de producir alrededor de: 220 galones de residuos; 165 galones de kerosén; 150 galones de gasoil; 60 galones de gasolina.
Rubio y Santa Ana son las dos primeras ciudades aledañas en beneficiarse con la incipiente industria petrolera. En las noches, la luz se aposenta en sus viviendas mientras las mariposas escudriñan las lámparas de kerosén y las dueñas de casa obsequian un plato de fororo al visitante, y comentan de paso, lo muy adelantado que está el mundo.

Se revalidan los títulos y se inicia un período de franco crecimiento acompañado de nuevas técnicas de mercadeo
Cabria
En 1884 el Ejecutivo Nacional otorga a La Petrolia la reválida de sus títulos sobre la concesión denominada “Cien Minas de Asfalto”. La empresa, por su parte, prosigue el ritmo normal de actividades. De uno de sus pozos (el cuarto productor) se extraen 1.200 litros de petróleo. La mayor parte de la producción, especialmente el kerosén, era colocada en los Andes venezolanos y en el Norte de Santander, en Colombia. Las ventas ya no se circunscriben únicamente a Rubio y Santa Ana; los productos van también a San Cristóbal, y se exporta, llegando a Cúcuta, donde se distribuyen a las zonas vecinas.
Una generación de pioneros comienza a desvanecerse
Según el historiador Aníbal R. Martínez la historia de la Petrolia puede dividirse en tres etapas: La primera desde 1878 hasta 1911 que finaliza con la desaparición física de La mayoría del grupo familiar fundador. La intermedia que va desde 1912 hasta ¡927 y la etapa final, desde 1928 al término de la duración de la concesión.
El 8 de Marzo de 1892, el visionario empresario Don Manuel Antonio Pulido Pulido fallece. Su partida de defunción quedó registrada en el Nº 38 en los archivos parroquiales de la ciudad de San Cristóbal. El contenido textual de esta partida se transcribe a continuación:
“Regulo Bustamante, primera autoridad Civil de la parroquia San Juan Bautista, hizo constar que hoy, ocho de Marzo de mil ochocientos noventa y dos, a las nueve de la mañana, se presentó ante mi Ramón Buenahora, vecino de esta parroquia, mayor de veintiún años, soltero, comerciante y expuso: que hoy a las dos de la mañana falleció en esta parroquia Manuel Antonio Pulido Pulido, vecino de esta parroquia, comerciante, de sesenta y dos años, casado con Doña María Trinidad Rubio, e hijo legítimo de Antonio Dionisio Pulido y María Paula Pulido Fumar finados. Murió de fiebre remitente viliosa y tuvo asistencia médica. Fueron testigos de este acta los ciudadanos Anselmo Villasmil y Manuel E. Rugeles, vecinos de esta parroquia, mayores de veinte años, casado el primero y soltero el segundo, comerciantes. Extendida la presente acta se leyó al exponente y testigos y conformes firman. – Régulo Bustamante.”
Dos años más tarde, en 1894, fallece José Gregorio Villafañe y al poco tiempo, en 1895, muere Rafael Rincones, Administrador de la compañía. Luego el 23 de abril de 1896 fallece Ramón María Maldonado.
De esa forma, para 1896, la mayoría de los iniciadores de esta industria han dejado de existir entre nosotros, solo quedan vivos el Dr. González Bona y Pedro Rafael Rincones. Ellos dejan un legado importantísimo para las nuevas generaciones, así como un rumbo trazado en los caminos del desarrollo y progreso de la región y del país.

La Petrólia se consolida
La petrólia no solo marca el inicio de la industria petrolera venezolana, sino qie cosecha triunfos en la explotación, refinación y mercadeo de este recurso.
En 1905, se promulga el Régimen de la Ley de Minas, base legal de las primeras concesiones importantes de nuestra industria petrolera. Esta ley establece, entre otros, un impuesto anual de Bs. 2,00 por cada hectárea de superficie dada en concesión, más una regalía de Bs. 4,00 por cada tonelada que fuera al exterior.
El 3 de enero de 1908 el médico Carlos González Bona prepara, lo que Aníbal R. Martínez califica como, “la primera estadística de producción petrolera en Venezuela”.
Durante los años 1905 – 1907, señala este informe, el campo La Alquitrana produjo 990 barriles de petróleo (toda una marca para la época).
Ya para 1921 en la refinería de la Petrolia, el equipo de destilación primaria estaba compuesto por 2 alambiques de 2400 litros cada uno.
En la Petrolia no existían altas torres -como suele verse ahora en las refinerías del país- de la parte superior de la caldera salía un tubo de cuatro pulgadas, que continuaba en forma de espiral, atravesando un condensador que se encontraba conectado con los depósitos. Los productos se envasaban en latas cuadradas con capacidad de 5 galones.
La gasolina de la Petrolia, era muy solicitada por razón de su alto rendimiento y bajo costo, pero era el kerosén su principal producto de venta.
Otro aspecto interesante sobre la distribución de los productos fue el concerniente al transporte del combustible. En este caso y como se trataba de una zona rural, las mulas fueron el “vehículo” más apropiado para transportar el kerosén y la gasolina que salía de la refinería La Alquitrana. En un comienzo la empresa virtualmente manejo todo el proceso de distribución, porque hasta esos envases metálicos (lata cuadradas de 5 galones c/u) eran fabricados en la misma Petrolia.
Años después, el 17 de diciembre de 1930, (cuando ya habían fallecido todos los socios fundadores) se inauguró la carretera que unía a Rubio con San Cristóbal, por lo que el uso de mulas en el transporte de combustible paso a ser historia del pasado. El transporte comenzó a hacerse por automotor. Quienes han escrito sobre la Petrolia mencionan que la empresa llegó a contar con un camión llamado “El Putumayo” el cual se hizo famoso yendo de un lado a otro repartiendo latas de kerosén y gasolina.
Un hecho interesante en la historia de la Petrolia, fue la presencia del primer técnico petrolero foráneo, el norteamericano Clarence J. Brown (ver Otros hechos y sus personajes – Pag. 12). El señor Brown (casado con Doña Dolores Pulido Rubio), recibió autorización de la empresa para perforar 12 pozos y administrar 8 bombas de gasolina, propiedad de la Petrolia… lamentablemente no pudo cumplir con el compromiso establecido. En tres años alcanzó a perforar tan solo nueve pozos, no obstante el llegó a incrementar la producción, a tal punto que el 30 de noviembre de 1930 alcanzó los 200 litros diarios de crudo.
Un nuevo panorama petrolero se vislumbra en el horizonte

La Petrolia se convierte en un bullicioso y muy ajetreado centro de producción. En sus terrenos se confunden operadores de la planta con los interesados en adquirir los diferentes productos. También recibe la visita de números curiosos que quieren conocer a que se dedica esta nueva industria, entre ellas el que sería presidente de la República Gral. Juan Vicente Gómez. En la gráfica podemos apreciar una visita hecha a las instalaciones de la Petrolia mucho después de haber cerrado sus puertas.
Mientras Petrolia prosigue sus actividades, en otras regiones del país se ensancha el panorama petrolero. La Caribbean construye en San Lorenzo la primera refinería venezolana y en 1919 se instalan y comienzan operaciones en el país otras grandes compañías norteamericanas, entre la que podemos citar; la Standard Oil Company (New Jersey), Maracaibo Oil Exploration, Sun Oil Company, GuIf Petraleun Company, Sinclair Oil Co, entre otras.
La primera Ley de Hidrocarburos se promulga en 1920. Gumersindo Torres, entonces Ministro de Fomento, trata de limitar las ganancias de las empresas a un 12% del capital invertido, pero no tiene éxito.
El 14 de diciembre de 1922 ocurre un hecho que ratifica el extraordinario potencial minero de Venezuela: El reventón del pozo “Barroso 2”, que perforaba la Venezuela Oil Concessions en el Campo de La Rosa, Distrito Bolívar del Estado Zulia. ¡Durante nueve días consecutivos fluye, sin control alguno alrededor de 100.000 barriles diarios de petróleo!
Para 1928 Venezuela ocupa el primer lugar en el mundo como país exportador de petróleo y el segundo como productor.
La Petrólia llega a su fin
La Petrolia entra en el olvido. Sumergida en las intrigas y peleas de las diferentes sucesiones y herencias, y de leyes que dificultaban y trababan su desarrollo, se le abandonó. La vegetación comenzó a borrar de la memoria el sueño que alimentó a aquellos pioneros de nuestra industria petrolera, dejando casi fuera de la historia nacional este incríble recuento.
La concesión otorgada a Don Manuel Pulido para operar la Compañía Nacional Minera Petrolia del Táchira en 1878, tenía, en principio, una duración de 50 años, los cuales eran prorrogables por 49 años más.
Durante su breve existencia la Petrolia llegó a tener 14 pozos productores y una refinería con capacidad para 13 barriles diarios, pero su status legal no llegó más allá del 8 de abril de 1934 cuando finalizó la concesión. Sin embargo cabe mencionar que la Petrolia siguió vendiendo kerosén, y con el devenir de la Segunda Guerra Mundial continuó refinando gasolina de bajo octanaje hasta el año 1945.
La heredera Dolores Pulido Rubio efectuó numerosas gestiones ante el Ministro Gumercindo Torres para la renovación de la concesión original y la asignación de nuevas áreas. En 1938 el Ministro de Fomento, Dr. Manuel R. Egaña, por telegrama del 28 de diciembre, le ratificó la extinción de la concesión por Resolución del 9 de mayo del 1938.
Pero para ese mo- mento su inexorable descenso ya se había iniciado años atrás, cuando lenta pero se- gura, comenzó a ser desplazada principal- mente por los grandes descubrimientos en el Estado Zulia, y por la poderosa competen- cia de las compañías transnacionales que se habían establecido en el país.
La Petrolia comenzó a desaparecer con la llegada a Venezuela de los grandes capitales norteamericanos e ingleses, quienes a su vez se apoderaron de grandes extensiones de tierras, apoyados en la política de concesiones puesta en ejecución por el Benemérito Juan Vicente Gómez.
Otros acontecimientos de carácter personal y local también contribuyeron a su desaparición. He aquí un recuento cronológico de algunos de esos hechos:
  • 1914: 31 de Julio, el pozo Zumaque 1 es per- forado por la Caribbean Petroleum Company en el campo Mene Grande, y comienza a producir oficialmente a razón de 40 metros cúbicos por día!
  • 1917: E1 17 de Agosto se inician las operaciones de la Refinería de San Lorenzo.
  • 1922: El 14 de diciembre ocurre el reventón del pozo los Barrosos Nº 2, del campo La Rosa, donde sin control alguno, fluye sin cesar el petróleo durante nueve días a una rata estimada de 100.000 barriles diarios.
  • 1928: El 26 de Noviembre, la administración de la Petrolia pasa a manos del norteamericano Clarence J. Brown. Brown fue autorizado para perforar 12 pozos durante dos años y administrar 8 bombas de gasolina propiedad de la Empresa. Para 1930 C.J. Brown no había podido cumplir completamente con el compromiso adquirido, habiendo perforado en 3 años 9 de los 12 pozos proyectados.
  • 1931: La sucesión Pulido solicita al General Juan Vicente Gómez la renovación y ampliación de la concesión minera con el fin de aumentar la producción y explotar un mayor área, donde se pensaba existían nuevos depósitos. El objetivo era obtener los derechos de una concesión minera que abarcase un número de hectáreas mayores a las calculadas en la concesión inicial y que englobase pero no incluyese a la primera. Entre los argumentos esgrimidos en nombre de los hijos sobrevivientes y los sucesores de aquellos otros herederos inmediatos ya fallecidos, están los siguientes párrafos que consideramos importantes y sobre todo ejemplarizantes en la historia petrolera venezolana:
“Ahora bien, los causahabientes de Pulido están considerando proposiciones que les están haciendo algunas compañías extranjeras, entre ellas la Caribbean y la Shell, aspirantes cada una a la adquisición de todos los derechos mineros que hoy tienen los Pulido en el Táchira, buscando con ello, según claramente se percibe, acaparar el producto de aquel subsuelo, e impedir, con la mantención alta de los precios, que las especies que ellas introducen a allá dejen de venderse, como ya se va notando, en vista de la rebaja que, por ejemplo en gasolina, ha provocado la explotación tachirense, al imponer el precio de Bs. 0.60 por litro en lugar de Bs. 1.00 que anteriormente se tenía.
Por estas razones, es por lo que se está despertando un vivo interés entre las Compañías explotadoras extranjeras, con miras a la supresión de la seria competencia que la empresa tachirense ha provocado en ellas en todo el Táchira y también en el Estado Mérida al igual que en el vecino Departamento Norte de Santander”.
Luego de exponer otros argumentos, cifras y hechos, los solicitantes concluyen con este elocuente y emotivo párrafo en su defensa:
“Se trata de favorecer con ello a una empresa netamente venezolana. La única de nuestra nacionalidad que está hoy produciendo y refinando petróleo. La que además tiene el privilegio honroso, muy especial, de haber sido la primera que en el país se organizó, pues en verdad viene a ser la misma que con miras más patrióticas que de especulación, hubo de establecerse, hace ahora más de medio siglo por el denunciante Pulido, a quien ayudaron para este fin otras personas.
Respetuosamente así lo pide al Gral. Gómez, su amigo y servidor obsecuente.
Antonio Pulido Villafañe”
  • 1932: Se instala una planta eléctrica en Rubio. La venta del kerosén comienza a descender y en la Empresa se acentúan aún más las pérdidas.
  • 1934: E1 8 de Abril se vencen los derechos de explotación de La Petrolia.
  • 1935: El Ministerio de Fomento publicó, el 9 de mayo, una resolución declarando extinguidos los derechos de la “Compañía Nacional Minera Petrolia del Táchira”
  • 1937: Doña Dolores Pulido, viuda de Brown, y luchadora tesonera por devolverle a la Petrolia el sueño de su padre, intenta, sin éxito, ratificar el título de La Petrolia, a fin de poder reiniciar los trabajos de la empresa. Se comentaba que a pesar de las circunstancias en su contra y de los esfuerzos hechos por Dolores por retener y reactivar la concesión (vencida el 08/04/34), ella continuó vendiendo kerosén y refinando gasolina de bajo octanaje hasta el año 1945.
  • Pero para ese entonces ya quedaba muy atrás el recuerdo de lo que fue la primera empresa petrolera de Venezuela, forjada enteramente por venezolanos.
…Petrolia se desvanecían en el tiempo; parecía destinada a extinguirse como la llama de una vela agotada. ¿Cómo era posible que los sueños y esperanzas de ese grupo de pioneros de la industria petrolera acabase en el olvido, a pesar de todos los esfuerzos que hacían sus descendientes por evitarlo, especialmente los Pulido?

La Petrólea del Táchira: Orgullo nacional

[Pedro Elías Hernández. Fuente: www.elaragueno.gesindoni.com.ve]
La Petrolia del Táchira se constituye en un formidable ejemplo del nuevo paradigma que es menester construir para a partir de allí replantearse una nueva relación entre el petróleo y la sociedad venezolana. En todo caso, para efectos históricos, podemos decir con rigurosidad que la industria petrolera venezolana nació nacionalizada.
Si hay un notable ejemplo de la inmensa capacidad de los venezolanos para emprender esfuerzos empresariales de gran aliento ese es el de la Compañía Minera Petrolia del Táchira. Esta empresa netamente de capital nacional, es la pionera de la industria petrolera en nuestro país.
Su creación tiene varias características dignas de destacar. La primera, la que ya dijimos, es una empresa netamente venezolana, constituida el 12 de octubre de 1878 por una concesión provisional otorgada por el gobierno guzmancista de Francisco Linares Alcántara, pero luego, su constitución oficial y legal se formaliza el 31 de julio de 1882, con la emisión de mil acciones y un capital social de 100.000 bolívares. En tal sentido se puede decir que la industria petrolera venezolana nació nacionalizada.
De Pennsylvania al Táchira
Es realmente prodigioso que apenas 20 años después de que en el estado de Pennsylvania se iniciara en 1858 la primera explotación petrolera de carácter comercial en el mundo, se formará en Venezuela una empresa petrolera que finalmente en 1886, luego de obtener la concesión definitiva asignada en 1884 de manos del propio Guzmán Blanco, empieza a horadar el suelo del entonces llamado “Gran Estado de Los Andes (hoy estado Táchira), con un pozo de 60 metros de profundidad ubicado en la Hacienda cafetalera de “La Alquitrana”, cerca de la población de Rubio, que dio en un primer momento algo menos de barril y medio de petróleo al día (230 litros).
Esta empresa duró en actividad hasta 1934, por lo que pudo sobrevivir a la presencia de las poderosas transnacionales extranjeras que se asentaron en el país desde 1914 con la explotación del pozo Zumaque I en la zona de Mene Grande, estado Zulia.
“La Pinza de Rincones”
En 1883, el Régimen de Guzmán Blanco celebra el centenario del natalicio de El Libertador Simón Bolívar con una enorme Exposición en Caracas en un palacio construido especialmente para la ocasión, en la cual, el gran espectáculo fue la muestra de una criollísima tecnología conocida como “La Pinza de Rincones”, un artefacto mecánico diseñado y operado por venezolanos, que tenía como objeto recuperar piezas y equipos en los pozos de la compañía Minera Petrolia del Táchira. Según se sabe, este fue uno de los primeros dispositivos mecánicos aplicados en nuestra incipiente industria petrolera. Es decir, una solución tecnológica, netamente ideada en Venezuela, aplicada a resolver problemas concretos derivados de la actividad extractiva del petróleo. El nombre de esta tecnología viene de su inventor, Pedro Rincones, uno de los técnicos fundadores de la Petrolia y que en 1878 fue enviado a Pennsylvania para aprender sobre la actividad extractiva.
La Petrólia y la Standard Oil
Otra de las cosas asombrosas que se pueden mencionar de la Petrolia del Táchira es que su creación se produce prácticamente al mismo tiempo que se constituye en los Estados Unidos la legendaria Standard Oil /1870)de John Rockefeller, que luego producto de las leyes antimonopolio aplicadas durante el gobierno de Teodoro Roosevelt y de una escisión corporativa, daría origen a la compañía Exxon, ahora fusionada con la Mobil para llamarse la Exxon Mobil, la corporación energética más poderosa del planeta; igualmente surge la Chevron Texaco, empresa que es la heredera y continuadora directa del legado empresarial de la Standard.
Un falso concepto de nacionalización, fue el que se impuso a partir de agosto de 1975 con la promulgación de la Ley que Reserva al Estado la Industria y el Comercio de los Hidrocarburos. Empresas nacionales como Mito Juan de Humberto Peñaloza constituida en 1965 con centenares de accionistas, grandes, pequeños y medianos y Las Mercedes, cuyos orígenes se remontan a la década de los 40, fueron expropiadas, al igual que las empresas transnacionales, decapitando de un plumazo el desarrollo de un empresariado nacional asociado al mejor de los negocios que tiene el país, la industria petrolera. La pregunta es: ¿Qué de nacionalista tiene el haber acabado con empresas nacionales que durante años se lograron capitalizar exitosamente compitiendo con el poderío de corporaciones como la Shell, la Creole Petroleum Corporation y la Mobil, entre otras.
Este año 2010 se cumplen 35 años de la mal llamada nacionalización del petróleo, que no fue otra cosa que una estatización del negocio de los hidrocarburos, lo que en la práctica se convirtió en la privatización de los políticos. Los ciclos dentro de la era petrolera venezolana duran con bastante exactitud, alrededor de tres décadas. De 1914 (explotación del Zumaque I) a 1943 (reforma petrolera de Medina), de 1943 a 1975 (promulgación de la ley de nacionalización) y de 1975 a 2003 (año de la gran crisis con el paro petrolero de ese año). Sería interesante pensar que ahora, al cumplirse y agotarse un nuevo ciclo de tres décadas, se puede relanzar un nuevo proyecto petrolero y energético para Venezuela de cara a los próximos 30 años, tal vez, los últimos del predominio de los combustibles de origen fósil en el mundo.
La Petrolia del Táchira se constituye en un formidable ejemplo del nuevo paradigma que es menester construir para a partir de allí replantearse una nueva relación entre el petróleo y la sociedad venezolana. En todo caso, para efectos históricos, podemos decir con rigurosidad que la industria petrolera venezolana nació nacionalizada.
Lecturas anexas: Hitos de la Industria Petrolera Nacional (PDF) (15) 

FUENTE: http://desderubio.com/wp/nuestro-municipio/la-primera-petrolera-venezolana/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Vídeos de PYSINDUSTRIAL

Loading...

NOTICIAS

Loading...

Símbolos identificatorios

MANEJO Y TRANSPORTE SEGURO DE MATERIALES PELIGROSOS

¡A BARRER!

ACCIDENTE LABORAL

ACCIDENTE LABORAL DE UN MONTACARGAS

suguridad en herramientas manuales

RAPIDO RAPIDO ESTO SI QUE ES PRODUCTIVIDAD EN EL ALMACEN

PLANIFICACION ESTRATEGICA FODA

ACCIDENTES LABORALES

ERGONOMIA EN EL LEVANTAMIENTO DE PESO

ERGONOMIA EN LA OPERACION DE LA PC

FABRICACION DE UN CD

MANEJO DE MATERIALES

LAS FAMOSA 5"S"

noticias

Loading...